Relación Sana con tu Jefe

Relación Sana con tu Jefe

Es un hecho que la mayor parte del tiempo que pasan las personas activas laboralmente es con sus co workers y con sus jefes o jefe.

Ante ello, mantener una relación saludable, proactiva y eficiente con tu jefe, es un must para poder alcanzar metas en conjunto, mejorar el trabajo en equipo y ayudar a crear un ambiente de confianza y colaboración mutua. El líder posee la autoridad para tomar decisiones o influir en ellas de forma favorable al empleado, y éste puede mejorar su rendimiento e implicarse en mayor medida en su trabajo, revirtiendo en posibles reconocimientos para su jefe.

Las relaciones laborales son de las más importantes en la vida de cualquier ser humano, ya que gracias a éstas tenemos la oportunidad de desarrollarnos a nivel personal y profesional, estas relaciones pueden tener beneficios o afectar directamente en el estado emocional y en el desempeño.

Para poder tener una buena relación con tu jefe, el primer paso es entender que cada personalidad es distinta y que manejar estas relaciones de manera respetuosa e inteligente te podrá traer muchos beneficios en el presente y futuro. Cada jefe posee su propio estilo: desde autoritarios, democráticos, coaches, motivadores o incluso complacientes; el conocer el estilo del tuyo, te permitirá obtener mejores resultados en conjunto, crear un ambiente armonioso y poder poner tus capacidades al máximo.

De manera general, para poder tener relaciones sanas, es fundamental ser tolerantes, respetuosos y receptivos a las ideas de los demás, tener la mente abierta a nuevas ideas y estar dispuesto a compartir las propias para así poder llegar a metas satisfactorias. La comunicación es la vía para poder tener relaciones sanas. Los empleados que mantienen relaciones de buena calidad con sus jefes obtienen mayores niveles de rendimiento, de satisfacción y de compromiso. Los líderes además desempeñan un papel fundamental en las percepciones que los empleados desarrollan de las características y acontecimientos de la organización, en tanto ellos filtran y contextualizan la información que reciben de niveles superiores.

Otro factor fundamental para que la relación con tu jefe pueda ser sana, es el que ambos tengan la madurez de ofrecer reconocimiento al otro por el trabajo hecho, así como dar retroalimentación constante de lo que se ha aprendido y las situaciones o actitudes que podrían mejorar.

En las compañías como en la vida, existen tiempos de crisis que sirven para fortalecer o terminar una relación personal o laboral, es por esto que ambas partes deben ir construyendo poco a poco una relación sólida, que pueda mantenerse firme en estas situaciones complicadas.

Además del trabajo que se lleva a cabo día con día, no debemos perder de vista el buscar constantemente contribuir a un clima organizacional sano.

Algunos beneficios de un Clima Organizacional Sano son:

  • Satisfacción
  • Adaptación
  • Afiliación
  • Actitudes laborales positivas
  • Conductas constructivas
  • Ideas creativas para la mejora
  • Alta productividad
  • Logro de resultados
  • Baja rotación

Estos son indicadores claves para evaluar si ambas personas están teniendo una buena relación. El líder es el punto de unión entre el empleado y la organización, es una pieza clave tanto para la evaluación del rendimiento como para el reparto de responsabilidades y la asignación de recursos para su desarrollo. Una buena relación entre un jefe y sus colaboradores son un factor clave para alcanzar los resultados y metas que se ha marcado la organización.

Top